Motos Art Decó II: Majestic de 1929

De vez en cuando en la vida te tropiezas con algo realmente increíble. La Majestic de 1929 bien pudiera ser una de esas situaciones. Cuando la ves, tienes la impresión de encontrarte más ante un coche de dos ruedas que ante una moto. Lo que sí que está claro, es que esta motocicleta es un deslumbrante ejemplo del estilo Art-Decó, merecedora por derecho propio de un post en esta serie.

Majestic-1929-01La Majestic fue la creación de Georges Roy, un ingeniero francés que a principios de 1920 empezó a experimentar con alternativas al cuadro tubular tradicional para motocicletas. Roy consideraba el bastidor tubular inadecuado para una motocicleta a causa de su tendencia a flexionar y la susceptibilidad a la rotura provocada por la vibración. Su solución fue un chasis de chapa de acero ‘monocasco’ (solución utilizada muchas décadas después en los automóviles, pero jamás usada hasta entonces en motos) que superó estos inconvenientes y, al mismo tiempo proporcionó una gran protección al motor contra la suciedad y la intemperie.

Majestic-1929-12La Majestic aspiraba a ser una máquina rutera: grande, cómoda y con estilo. Esta máquina es una brillante escultura Art Deco, con una línea ininterrumpida desde el pico curvado de la rueda delantera hasta el guardabarros trasero de estilo deportivo.

El resultado fue un torpedo aerodinámico que incorpora la estética Art Deco tan en boga en aquellos días, con la entradas de aire abiertas a los lados con branquias haciendo parecer un poco a la Majestic como un tiburón peregrino de dos ruedas.
Georges Roy solicitó una patente para su “nueva motocicleta” en diciembre de 1926, y aunque fue un fracaso comercial, no le impidió desarrollar el diseño aún más de tal manera que la Majestic presentada en el Show de París de 1929 contaba con esa extraordinaria dirección de cubo central, independiente de los anclajes de la suspensión, que era de tipo pilar deslizante. De hecho, la moto no cuenta con horquilla, moviéndose la rueda de manera independiente a la suspensión.

Majestic-1929-18Hay que tener en cuenta que el interior del cubo es bastante complicado, ya que debe incorporar grandes rodamientos, el mecanismo de dirección de giro y el freno delantero. Esta solución la adoptaron algunas otras motos de la época, como la Ner-A-Car y la OEC Duplex, aunque pronto se dejó de usar a favor de la horquilla tradicional. No ha sido hasta 7 décadas después que se han empezado a comercializar sistemas de dirección similares y fiables (por ejemplo las Bimota Tesi).

Fijándonos en los detalles, destaca el casco, donde los paneles laterales son interrumpidos por las branquias como en un coche de carreras, con la función de refrigerar el motor. A pesar de la gran cantidad de chapa que lleva, el peso de la moto es bastante equilibrado, alrededor de 175 kgs.
El chasis está construido utilizando dos chapas prensadas simétricas, unidas entre sí por remaches de seguridad en la parte delantera y la parte trasera del motor, y con paneles de refuerzo adicional debajo del motor, además de los dos paneles superiores grandes, fijos. Toda la estructura, al igual que un coche monocasco, es extremadamente rígido.

La cubierta del motor central es desmontable para un fácil acceso al mismo. Dentro encontramos un gran vano con mucho espacio, lo que permitía montar diferentes motores sin tener que modificar la estructura de la moto, o incluso un radiador para una posible refrigeración por agua.

Majestic-1929-08Si bien es cierto que esta motocicleta fué revolucionaria en muchos aspectos, nunca tuvo una aceptación comercial que permitiera su viabilidad, de tal manera que sólo nos han llegado unas pocas hasta hoy y no más de una docena que estén en orden de marcha y adecuadamente restauradas.

Hace unos años esta moto estuvo en la exposición itinerante “El arte de la Motocicleta” en el Museo Guggenheim de Bilbao. Hoy, las pocas unidades que quedan en perfecto estado están repartidas y codiciosamente guardadas por los mejores museos del mundo.

Galería:

Motos Art Decó I: Killinger und Freund 1938

En Harleys For You siempre nos ha gustado el Art Decó, ese movimiento artístico que ha dado algunos de los vehículos y objetos más bellos de la Historia.

KUF-02Por ello, queremos comenzar este blog de HFY hablando de las motos Art Decó y nada mejor que dedicar este primer post a una moto que por su rareza y belleza merece ser la primera: la Killinger und Freund de 1938.
En 1935, un equipo de cinco ingenieros alemanes llamados Killinger y Freund de Munich comenzó a diseñar una versión más simplificada y modificada de la motocicleta de tracción delantera alemana Megola que había ganado muchas carreras de motos en la década de 1920.

El proyecto costó tres años de trabajo, pero el resultado fue impresionante. El desplazamiento del motor se mantuvo el mismo que en la Megola en 600cc pero era mucho más ligero y más simple que una motocicleta de 100 cc estándar del tiempo. Para hacernos una idea, el motor incluida la caja de cambios de 2 velocidades y el embrague, sólo pesaba ¡50 kg! y la moto en total, 135 kg.
Esta moto, que parece sacada de una película de ciencia ficción de los años 50, se diseñó con un motor de dos tiempos y tres cilindros, transmisión y embrague integrado todo ello en la rueda delantera.
Se desarrolló una suspensión delantera adecuada al peso y la tracción y una trasera más eficaz para hacer más cómoda la moto.

KUF-01La aerodinámica era la primera prioridad del equipo, que quería que todas las partes móviles cubiertas y protegidas del barro y la suciedad. Además deseaban que la motocicleta tuviera un estilo elegante, factor importante en todos los vehículos de la época.
En este caso podemos decir que ambos deseos se cumplieron a la perfección con un éxito notable.

Las primera impresión que se tenía al ver la nueva motocicleta era que se trataba de una máquina de carreras aerodinámica con guardabarros redondeados para las ruedas delanteras y traseras.
Además el cuadro, la horquilla y el depósito de combustible estaban construidos sobre un cuadro de acero tubular cubierto de chapa.

La suspensión trasera se ancló en el extremo inferior del bastidor tubular y contó con elementos de goma y metal flexibles que no requerían mantenimiento.
La dirección era muy similar a una motocicleta ordinaria pero con elementos telescópicos verticales que aportaban más firmeza de lo habitual, lo que se tradujo en una distancia entre ejes que no variaba cada vez que horquilla delantera se hundía.

KUF-06La nueva rueda delantera fue una gran mejora sobre el diseño de la Megola.
Como ya hemos comentado, el peso del motor se redujo hasta tal punto que la rueda delantera con el motor integrado tenía un peso total de sólo 50 kg. Además contaba con un carburador especialmente diseñado sin aguja de flotador que evitaba los problemas que podrían surgir causados por la vibración y un encendido mediante una batería aligerada que  permitía que el motor arrancara sin problemas y que ayudó a mantener el peso de la moto en unas cotas muy bajas.

El motor era una obra maestra de la ingeniería, utilizando soluciones que derivaban de la ingeniería aeronáutica de la época y que no se usarían en automoción hasta décadas más tarde.

El motor, de dos tiempos y tres cilindros, utiliza un disco de giro denominado Drehschieber con orificios de admisión para el momento exacto de la toma de la mezcla aire-combustible .
Mientras que la mezcla de combustible-aire es aspirado por el vacío en los tres alojamientos de cigüeñal como de costumbre, el Drehschieber hace que la sincronización del producto para los tres cilindros sea perfecta.
El motor no era un motor radial como el de los aviones y por ello no había necesidad de un volante de inercia, permitiendo simplificar la mecánica y aligerar el peso. Esta disposición y el retroceso de los pistones en el sentido de giro aseguraban un perfecto equilibrio de las partes móviles.

Los cilindros eran de aleación Silumin (aleación de aluminio con una determinada cantidad de silicio que se usa todavía hoy en día en los motores de automóvil) y contaban en la culata con múltiples aletas de refrigeración.
Las salidas de los tubos de escape se situaron entre los radios de la rueda delantera fabricada en aleación. Los radios planos de la rueda fueron diseñados para servir como un ventilador de refrigeración funcional.
El embrague  se encuentra en frente de la transmisión, que se mueve por cables de acero y se accionaba mediante una palanca de pie, al igual que las motos convencionales actuales.

Todas las partes del motor permitían un fácil acceso para trabajos de mantenimiento. De hecho, desmontar el motor solamente requería sólo retirar dos pernos y algunos cables para que todas las partes importantes estuvieran al alcance del mecánico.

Lamentablemente no sabemos cuántas unidades se construyeron de esta maravillosa máquina.

KUF-03La que aparece en las fotografías fue encontrada en 1945 por las fuerzas de Estados Unidos en una instalación militar alemana. La motocicleta fue examinada y considerada tecnológicamente muy compleja y fue trasladada a Estados Unidos.
En los 60 años el coleccionista Harry Buck descubrió y adquirió la máquina cerca de Filadelfia, en el sótano de una mujer cuyo padre estuvo involucrado en el proyecto de traslado desde Alemania.
Un tiempo después Harry mostró la motocicleta parcialmente desmontada en una reunión en Oley y la vendió de nuevo.
Se cree que los compradores eran alemanes aunque no se ha vuelto a tener noticias de ella, desconociéndose su paradero actual, aunque se cree que todavía existe en alguna colección privada.

Ojalá aparezca adecuadamente restaurada para que podamos disfrutar de una obra maestra del Art Decó.